Desarrolla una mente millonaria y próspera

mente multimillonaria
  • 2.4K
    Shares
Tiempo estimado de lectura: 7 minutos

Muchos han estudiado con fascinación los hábitos, actitudes y pensamientos de las personas millonarias, esas que parecen estar conectadas con fuentes de abundancia y que son capaces de producir sumas ilimitadas de dinero pero también parecen conseguir los mejores negocios y las oportunidades más convenientes.

Uno de los primeros libros que leímos en ese sentido fue Piense y Hágase Rico, de Napoleon Hill.

Todos estos autores, investigadores y escritores coinciden en varios puntos y en uno muy específico, la riqueza es primero un estado mental. Una persona antes de concretar su riqueza en el plano físico fue capaz de desarrollar una mente millonaria.

Ellos fueron testigos de cómo muchas de estas personas lo perdían todo y eran capaces de recuperarse y amasar más fortuna de la que originalmente tenían.

Por el contrario otras personas tenían un golpe de suerte y ganaban sumas extraordinarias de dinero, montos que parecían difíciles de gastar, y en un par de años o meses, regresaban a su antiguo estado, sin un centavo.

La diferencia entre quienes son capaces de generar riqueza desde cero y quienes no pueden conservarla es su mentalidad, más que sus propios hábitos.

Aunque también hay hábitos y comportamientos comunes en los millonarios en este artículo nos concentraremos en el estado mental.

mentes multimillonarias

Nos separa la forma de pensar y actuar

Thomas Corley pasó cinco años estudiando los hábitos de más de 200 mentes millonarias y unas 130 personas de lo que podría denominarse un estilo de vida promedio.

Él encontró que, en general, los millonarios son muy optimistas, practican la gratitud y la felicidad como un hábito diario. 

Tan solo el optimismo, requiere el cultivar un pensamiento positivo. Este último no significa que veas la vida en color rosa, o te estaciones en la la land sino que, ante cualquier situación que se presente, incluso la más desafiante, seas capaz de ver el lado positivo, el aprendizaje, el regalo de vida, la lección, en vez de rumiar tu miseria, tu tragedia, amplificando el drama y la tristeza.

ALGUNAS SUGERENCIAS PARA ESTIMULAR TU MENTE MILLONARIA

#1 – Cuida tus pensamientos, allí inicia todo

Procura cuidar la calidad de tus pensamientos. Alimenta tu mente con frases positivas, afirmaciones, lectura edificante en vez de invertir tiempo en escuchar noticas negativas, historias trágicas, mensajes pesimistas que lejos de ayudarte a resolver tu situación te entierran más en la idea de que no puedes hacer nada y que estás a merced de la economía mundial o de algún otro factor externo sobre el que tienes poca o ninguna influencia.

Si revisas cualquier escrito de la ley de la atracción verás que confirma el valor de mantener pensamientos enfocados en lo que quieres, en combinación con emociones positivas de alta vibración.

#2 – Aprende a recibir, refuerza tu merecimiento

Si pretendes convertirte en una persona próspera, rica o millonaria es importante que tonifiques tus músculos del merecimiento.

Significa que te autovaloras, en buena medida, para sentirte digno y merecedor de toda la riqueza o prosperidad a la que aspiras.

Cómo quieres que el universo te otorgue bienes o riqueza si no eres capaz de recibir con alegría y con los brazos abiertos de par en par un simple cumplido.

Alguien te dice que luces muy bien, di tan solo ¡Gracias! recíbelo. No te pongas a decir que la camisa es vieja o que los pantalones son de una rebaja, o que luces como todos los días. Sencillamente responde ¡Gracias! y toma ese cumplido.

Las personas millonarias, aún a pesar de sus debilidades, reconocen su valía y reciben con apertura todos los regalos que el universo les extiende. No los cuestionan.

#3 – Conéctate con el agradecimiento

La práctica de la gratitud te ayudará de manera natural con el punto #1.

Y es que agradecer a diario mantiene tu mente enfocada en la abundancia que ya existe en tu vida, te mantiene mucho más positivo y facilita el proceso de atracción.

Empieza por dar gracias apenas abres los ojos cada día. Piensa al levantarte en 3 cosas que tienes que puedes valorar y agradecer (bienes, insumos, relaciones, oportunidades, servicios, etc).

Antes de acostarte haz lo mismo, repasa mentalmente tu día y agradece los eventos que se dieron en él hasta aquellos que etiquetaste como desagradables. Son parte de tu vida y están pasando por alguna razón. Todo suceso de vida contiene un regalo.

Mantén una actitud optimista para descubrirlo.

#4 – Estimula tu mente creativa y curiosa

¿Qué tiene que ver esto con ser rico? pues mucho. La investigación realizada por Thomas Corley arrojó que las mentes millonarias consideran la creatividad por encima de la inteligencia, como un atributo para lograr fortuna.

Si lo ves a la luz de personas que conoces, hay muchísima gente inteligente que no logra alcanzar un buen nivel de riqueza en su vida mientras que otras personas, que no eran consideradas tan brillantes, destacan en el arte de hacer fortuna.

En parte puede ser porque el concepto que tenemos de inteligencia es muy limitado. Se considera mucho el resultado académico de una persona durante su etapa escolar, cuando ya la ciencia ha probado que existen mútiples tipos de intelgiencia.

Lo otro es que la creatividad es un ingrediente vital para que haya innovación, para pensar fuera de la caja.

Una persona que es capaz de reconocer nuevos caminos y tiene el coraje además de salirse de su zona de comodidad de forma constante puede encontrar alternativas diversas, resolver necesidades y añadir valor. Esto suena como un atributo de alto valor para empresarios y personas de negocios.

#5 – Evalúa por qué ser millonario es importante para ti y comprométete con la idea

Según el reconocido libro de T. Harv Eker, Los Secretos de la Mente Millonaria, es vital reconocer el por qué deseas riqueza.

Menciona también que si estableces un compromiso por escrito le darás más fuerza a la idea. Tu mente ya verá que no se trata solo de algo que has pensado sino que hay una intención firme.

La sugerencia es que escribas algo como:

Yo, (tu nombre iría aquí) me comprometo a alcanzar la riqueza y ser millonario antes de (aquí iría la fecha estimada).

Una vez esté listo lo firmas y lo pones en un lugar visible para ti o se lo entregas a alguien que funcione como tu compañero de apoyo.

Una vez lo hagas evalúa cómo te sientes: con libertad, esperanza, entusiasmo, miedo, duda. Tener claridad sobre este sentimiento te ayudará a descubrir si dentro de ti hay alguna creencia que esté en conflicto con la idea de ser rico o millonario.

#6 – Reconoce el poder de tu subconsciente así como tu derecho a ser rico

Si bien en el punto #1 mencionamos que es crucial que cuides tus pensamientos conscientes porque ellos se convierten en creencias (ante todo si son recurrentes), reconocemos que es el subconsciente el que mantiene el poder.

Esta parte de ti es tu poder central. Cualquier pensamiento que se grabe en el subconsciente se fija en tu personalidad y se manifiesta como un hábito muchas veces sin que te percates de ello.

Si detectas que tienes algunos patrones que afectan tu manera de relacionarte con el dinero o la idea de la riqueza, el trabajo por hacer es en tu subconsciente.

Para trabajarlo existen diferentes métodos: audios bineurales especialmente antes de dormir, repetir afirmaciones bien estructuradas, hipnosis, meditación.

No hay nada de malo en querer ser rico y llevar una vida cómoda. El deseo de riqueza y una vida abundante es noble y loable, digno de una mente millonaria y una persona que quiere vivir a su máximo potencial.

Si percibes que tienes alguna creencia que riña con el hecho de ser rico (te hace sentir incómodo, lo asocias con algo negativo o malo o que no es sano tener tanto dinero porque te envilece, etc.) tienes un trabajo pendiente por hacer con tu subconsciente para modificar estas percepciones.

Es perfectamente correcto que desees ser rico

Eso es perfectamente correcto. Está bien que prestes atención a la ciencia de enriquecerse si deseas hacerlo, para procurar tu mejora y la de quienes te rodean.

El deseo de riqueza es simplemente la búsqueda de la autorrealización. Es la vida, buscando una expresión más plena. No hay algo malo o negativo en ello.

Lo importante es validar tu intención, como lo mencionamos en el punto #5, y asegurarte de que al lograrlo practiques la retribución y contribuyas a hacer mejor tu mundo y el de todos los que te rodean, que tu propósito armonice con el propósito del todo.

Tienes 4 dimensiones, entre ellas la física y la espiritual. Estas 2 no tienen porqué ser antagónicas. Se puede tener una gran fortuna, ser de los que tienen mentes milllonarias y ser muy espiritual, e igual se puede ser una persona de escasos recursos y carecer también de espiritualidad. No hay reglas sobre esto, es una elección personal.

El universo desea que tengas todo lo que quieras tener. La naturaleza es generosa y amigable con tus planes. Aprende a serlo tú también.

Si te gustó está entrada por favor compártela. Nos gustaría escuchar de ti y de tus comentarios. ¿Qué crees que hasta ahora ha afectado tu conexión con la prosperidad? ¿Qué te ha funcionado?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *